Diez estados brasileños se comprometen a respetar el Acuerdo de París
25/09/2019 09:21 em Noticias

RECIFE. Los nueve estados del noreste brasileño y Espírito Santo, del sureste, se comprometieron este martes en Nueva York, en el marco de la Semana del Clima, a respetar el Acuerdo de París, independiente de las posiciones contrarias del Gobierno central del presidente, Jair Bolsonaro.

 

“Ante los riesgos de retroceso por parte del Gobierno nacional, los estados brasileños aquí deciden asumir resolutoriamente su papel”, declaró el gobernador de Pernambuco, Paulo Cámara, quien es el portavoz del Consorcio Nordeste en la Semana del Clima en Nueva York, evento complementario de la Cumbre del Clima. El Acuerdo de París, en pro del medio ambiente y la reducción de emisión de gases con efecto invernadero, fue adoptado por 195 países en la capital francesa en 2015 y al día de hoy ya está en vigor con la ratificación de 147 naciones.

 

No obstante, Bolsonaro en su campaña que lo llevó en 2018 a la Presidencia, llegó a amenazar con la salida de Brasil del Acuerdo de París, pero después de asumir el poder el pasado 1 de enero, frente a las presiones recibidas, dio marcha atrás a su declaración y manifestó que el país continuaba como signatario. Al lado de gobernadores de Estados Unidos y América Latina, reunidos en el movimiento Under 2 Coalition, Cámara defendió un planeta “más humano” y reiteró el compromiso del nordeste brasileño con la Carta de Santa Fe, un protocolo firmado este año en la ciudad argentina de Rosario por representantes de Gobiernos locales.

 

 

Cámara recordó que el Consorcio Nordeste, un bloque de estados gobernados por partidos opositores a Bolsonaro, reúne 56 millones de brasileños, un cuarto de la población del ‘gigante suramericano’ y cuenta con el apoyo del centro Brasil Clima (CBC y otras entidades que tratan de asuntos medioambientales. Después del encuentro, el gobernador participó del debate ‘HUB Acción y Recompensa’, en el que citó, como ejemplo, el programa de reducción de emisión de gases con efecto invernadero adelantado en el archipiélago de Fernando de Noronha, el territorio brasileño geográficamente más próximo de África y Europa.

En 2030, un año marco establecido por las Naciones Unidas para alcanzar con algunas metas medioambientales, Fernando de Noronha, que administrativamente está bajo jurisdicción de Pernambuco, deberá tener toda su flota automotriz con vehículos eléctricos y ninguno de combustión.

COMENTÁRIOS